Portada » artículos

Los dictadores no son eternos

24 julio 2011 | 0 comentarios | Escrito por:

El derecho a la libertad de expresión y de prensa es un corolario y extensión de la vida y la propiedad individual, por lo que no puede ser negociado, vilipendiado, debatido o cercenado por gobierno alguno en el planeta. Quien limita la capacidad humana a discernir o proponer alternativas diferentes a la vida política oficial, está acortando la existencia de las personas.

En América Latina, las autoridades nacionales siguen creyendo que tienen poder absoluto para gobernar cualquier aspecto de la vida institucional y no gubernamental del país. Es así como se llega a la sentencia, chabacana, desmedida y hasta irracional, de imponer tres años de prisión a un columnista y a dos miembros directivos del diario El Universo, de Guayaquil, por “calumnia e injuria” cometidas contra el presidente Rafael Correa, uno de los líderes del denominado “socialismo del siglo XXI”.

No contento con la cárcel, Correa solicitó la suma de 80 millones de dólares para “reparar los daños morales” que le acarreó un artículo firmado en febrero de 2011, en el que se le acusó de “dictador”. Los tribunales judiciales, “conscientes del alto monto”, solo concedieron la mitad de lo solicitado por la defensa del gobernante.

La arbitrariedad estatal se basa efectivamente en normas que benefician a las autoridades públicas en detrimento de los ciudadanos comunes. El poder inmoral del Estado aumenta cuando los que tendrían que defender a los individuos son los principales instigadores de la persecución y el miedo.

El reino del terror, impuesto hace unos años por Correa, celebró fastuosamente la condena al diario El Universo, y se coronó como firme ideario a seguir para cualquier acontecimiento en el país andino. La lógica estatista hace que quienes son partes de un proceso de litigio también sean los propios jueces que decidirán las sentencias contra quienes están en minoría.

Lamentablemente, Correa sí tiene un plan a seguir, mejor o peor que el de su homólogo Hugo Chávez en Venezuela. Un proyecto trazado con base en la sumisión, el odio y la persecución a la disidencia, al hostigamiento a todo intento de propuesta transformadora a un modelo obsoleto y hasta perjudicial es simplemente un suicidio político lento.

El presidente Correa tiene que saber que si bien la vida de las personas es privada, su imagen es pública y más aún con el cargo que tiene. Sin embargo, aquí no se trató de unos calificativos sobre los pasatiempos o la vida familiar del primer mandatario, sino de algo verídico y trágico como la orden de atentar contra la vida de los individuos.

Ecuador ya no se debate entre la democracia y la tiranía, sino en el nivel de tolerancia de los ciudadanos con el autoritarismo de su gobernante. Los ecuatorianos recibieron un mensaje directo del Estado con la sentencia al periódico, el cual es que deben guardar silencio ante las injusticias, el terror y la sumisión a los que están cayendo con esta administración ejecutiva.

Si no asienten, entonces, lamentarán las consecuencias de sus actos.

A esto se suma, primeramente, la condena internacional unánime de las organizaciones de periodistas, editores y medios de comunicación del hemisferio y de otras partes del mundo y, por el otro, el silencio cómplice de los presidentes o gobiernos de América Latina, que cobardemente callan cuando las violaciones a los derechos fundamentales suceden en patio vecino.

Los gobernantes deben saber que son los primeros empleados de los ciudadanos, y no a la inversa. Deben ser conscientes de que están allí para proteger y salvaguardar la buena convivencia y la vigencia de los valores de vida, libertad y propiedad de los contribuyentes y no para abusar de ellos o limitarlos. Correa debe darse cuenta de que podrá aspirar a más poder y control total de sus ciudadanos, pero no lo hará por mucho tiempo. Los individuos tienen la oportunidad de rebelarse cuando la fuerza bruta y despreciable del Estado atenta diariamente contra quienes le dan sostén. Los tiranos no son eternos.

Si te gustó este post, dejá un comentario o suscribite al feed RSS para leer los posts nuevos en tu lector de feeds.

Comentarios

comentarios

Deje su comentario

Deje su comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes suscribirte a estos comentarios vía RSS.

No sea desagradable. Sea legible. Manténgase en el tema. No spam.

Puedes usar estos tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio soporta gravatar. Si quieres mostrar un avatar, regístrese en Gravatar.